lunes, 29 de abril de 2013

E.T y la Reforma de la Administración Local



           Existe un ejercicio muy conocido por quienes se hayan dedicado a la animación con grupos, que tiene como objetivo analizar una situación propuesta por el dinamizador. Se trata de cambiar la perspectiva, salir de la situación para ser un mero observador y buscar un punto de vista lo más objetivo posible.
            El ejercicio tiene una metodología muy sencilla: tenemos que imaginar que un extraterrestre llega a la Tierra y se encuentra con el caso a analizar. Imaginemos que llega el famoso E.T de Steven Spielberg al que algunos tenemos cariño y otros un profundo odio. El caso es que su punto de vista ha de ser neutral ¡por muy largo que tenga el dedo!
           
            No dejamos de oír hablar últimamente del Anteproyecto de Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, y para mi gusto deberíamos hablar mucho más de este asunto. Algunos compañeros de la BlogoTSfera ya han reflexionado sobre ello: Pedro, Joaquín, Nacho. No somos pocos quienes pensamos que es un ataque directo a la autonomía local y que puede suponer el desmantelamiento de los Servicios Sociales Públicos tal y como hoy los conocemos, con el esfuerzo que ha supuesto su creación y consolidación. Pero yo no soy extraterrestre así que no puedo analizarlo objetivamente y hoy me he propuesto que así sea.

            Por lo tanto, si un extraterrestre analizase nuestro sistema es muy posible que llegase a las siguientes conclusiones:

  • Que las decisiones no se pueden tomar lejos del ciudadano.
  • Que es necesario conocer de primera mano qué necesidades tiene la gente.
  • Que las estadísticas es lo único que manejan en el nivel más lejano y que son demasiado frías y sesgadas para que de ellas dependan todas las decisiones.
  • Que los procedimientos lejanos son siempre más burocráticos y menos ágiles.
  • Que los ciudadanos formamos comunidad y tenemos derecho a participar democráticamente en todo lo que nos afecta.
  • Que es fundamental establecer criterios generales, pero que han de aplicarse de forma que se adapten a cada caso concreto según criterios profesionales y técnicos. En eso consiste la justicia y la equidad.
Todo esto sería capaz de verlo un extraterrestre pero parece que no lo ven quienes nos gobiernan, por más que a veces tengamos la fuerte impresión de que son de otro planeta.

            Lo que quizá no sepa ver un ser de otra galaxia es algo que me preocupa mucho en este momento: en la zona rural estos cambios van a ser aún más sangrantes. El único modo para muchas personas mayores de permanecer en su entorno es contando con apoyos imprescindibles que hasta ahora se prestan desde los Servicios Sociales. Cuando la gestión dependa directamente de la Comunidad Autónoma posiblemente nos encontremos con graves problemas, porque está más que demostrado, al menos en mi comunidad, que las prestaciones que se resuelven desde la Junta duplican muchas veces los plazos legales de resolución.

Es la Administración local la que tiene la experiencia en la gestión de los Servicios Sociales  Básicos. Si algo funciona ¿para qué tocarlo? ¿por qué motivo dar un vuelco al sistema? ¿no sería más razonable trabajar en mejorarlo? ¿suplir sus carencias? ¿limar sus imperfecciones?

El motivo de este cambio es económico, lo dice el preámbulo del anteproyecto de ley, y se fundamenta en el artículo 135 de la Constitución Española, ese que se reformó en el 2011 por acuerdo de los dos grandes partidos para que los criterios económicos fueran más importantes que los sociales en la planificación de los servicios públicos, introduciendo la “estabilidad presupuestaria” en nuestra norma suprema. Esa reforma constitucional, que da prioridad absoluta al pago de la deuda y los intereses, es una puerta abierta a la externalización, a la privatización pura y dura.

Ahora que los movimientos sociales piden más estructuras de participación democrática en la toma de decisiones sobre los asuntos que nos afectan, nuestros gobernantes eliminan las pocas que tenemos. Esto lo ve claramente un extraterrestre, salvo que tengamos la mala suerte de preguntar a un extraterrestre inmerso en una secreta conspiración con los gobiernos neoliberales al estilo Expediente X. Pero entonces no será el de nuestra historia… ¡será un cazarrecompensas!

En estas condiciones, más que nunca, E.T va a querer volver a casa.


Hay documentos que debería ser obligatorio conocer si estás preocupado por lo que se avecina en Servicios Sociales, los han redactado el Consejo General de Trabajo Social y la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales.