lunes, 6 de enero de 2014

Quejido y ternura


        Conozco profesionales del Trabajo Social con múltiples talentos. Carmen Ruth Boillos es una de esas profesionales y por eso creo que merece una entrada en este blog para dar a conocer su obra. Hay quien además de ser profesionales comprometidos con el Trabajo Social, saben contar cuentos, restaurar muebles, hacer malabares o artesanías de todo tipo, dinamizar grupos, impartir formación de calidad o incluso mantener blogs con actualizaciones periódicas. Carmen Ruth escribe poesía.

        Conocí a Carmen en el año 2003, cuando inició sus estudios de Trabajo Social en la Universidad de Salamanca, yo lo había hecho un año antes. En mi caso, había aparcado los estudios de Derecho al descubrir que existía una profesión con la que me sentía mucho más identificado. La historia de Carmen no era muy diferente, creo que ambos notábamos la diferencia de edad con nuestras compañeras y compañeros de entonces y la profunda convicción de que un día podríamos ejercer el Trabajo Social con dignidad, ahora que lo habíamos descubierto. 

        Es momento de hablar de ella, no de mí. Actualmente trabaja en la Diputación de Soria, provincia que la vio nacer y donde lleva años demostrando un gran respeto por la profesión y un compromiso inquebrantable con la sociedad de la que forma parte. No es de las profesionales que se esconde, lo suyo no son las medias tintas, me atrevo a decir que actúa así también en su propia vida. Carmen es valiente. Cuanto más la conozco, más la admiro.

        Este año ha publicado por primera vez sus poemas. El título del poemario es el mismo que yo he utilizado para titular esta entrada, sé que ella me concede esta licencia, este pequeño robo: "Quejido y ternura". A lo largo de sus páginas logra que acabes sintiendo parte de lo que ella ha vivido para convertir experiencia en arte. El quejido por el mundo que nos rodea, la sociedad cada vez menos humana que se está imponiendo, y la esperanza basada en la ternura. Una ternura que pide, sin descanso, proteger.

        En el Congreso de Trabajo Social del pasado noviembre Carmen me entregó este poemario, yo se lo había pedido. El momento fue muy oportuno: dos trabajadores sociales que comparten más que la pasión por una misma profesión. Nunca lo olvidaré porque además me dio una noticia que aunque ella no lo sepa, me hizo muy feliz. Y no sólo por ella.

        Carmen me dijo que quería saber mi opinión. He tardado un tiempo en dársela, pero hoy la hago pública. Su poesía tiene mucho trasfondo social y en algunos momentos ha llegado a emocionarme, al leerla en soledad, al sentirme identificado y reflejado en sentimientos compartidos. Hoy es día de Reyes y os hago un regalo, pero es mejor que  lo haga por su boca. Os regalo un fragmento de una bonita poesía que nos da esperanza para seguir teniendo ganas de luchar por un mundo más justo:


Devuélveme -si es que puedes- la energía,
el verde de mis pantalones cortos, el canto, 
las ganas de creer aún en el hombre y la utopía.


P.D. Si queréis adquirir el poemario, podéis visitar este enlace.