sábado, 12 de enero de 2013

Puertas abiertas



Creo que los Reyes Magos siempre son muy generosos conmigo. Supongo que eso ha de hacerme feliz pues aunque los regalos son lo de menos es evidente que estoy bien rodeado. A todo el mundo nos gusta que nos cuiden, nos mimen, nos demuestren cariño. Es una muestra más de que somos animales sociales.
Este año un grupo de amigos hemos organizado el cada vez más habitual sistema del amigo invisible para ilusionarnos un poco y comenzar alegres el nuevo año. Es de ese regalo del que me apetece hablar pues me ha llevado a curiosas reflexiones.
Mi amigo invisible me ha regalado un “Stop puertas”. En realidad significa todo lo contrario: no es para cerrar puertas sino para mantenerlas abiertas, un aparatito que se coloca en el pequeño hueco que hay entre la puerta y el suelo e impide que esta se cierre. Lo más interesante es que el regalo venía acompañado de una bonita carta en la que mi amigo invisible me regalaba puertas abiertas para avanzar en nuestra amistad.
            Y ha sido este pequeño gran gesto el que me ha llevado a pensar en la importancia de tender puentes, de crear lazos, de mantener las puertas abiertas. Y pienso dedicar todo este año a este sencillo descubrimiento.
           
Porque las puertas abiertas significan muchas cosas:

-          Significan libertad: si mantenemos las puertas abiertas en nuestras relaciones y aún así el otro permanece a nuestro lado, es porque voluntariamente así lo decide. No podemos obligar a nadie a sentir cariño por nosotros, sólo dándole libertad y dejándole marchar cuando así lo decida sabremos que está a nuestro lado porque lo desea tanto como nosotros.
-          Significan compromiso: no dejemos de decir a los demás que estamos dispuestos a mantener la puerta abierta, a profundizar en nuestras relaciones, a crecer juntos. Porque todos necesitamos saber que los otros tienen los brazos tendidos y que estarán en el momento en que los podamos necesitar.
-          Significan aprendizaje: porque si estamos solos es muy difícil que se produzca la increíble magia del crecimiento personal. Abrirnos al resto implica empaparnos de su experiencia y compartiendo nuestros errores e inquietudes podemos encontrar juntos soluciones creativas.

Significan muchas más cosas, pero prefiero que cada cual haga su propio listado de beneficios y de puertas abiertas. Me parece un interesante ejercicio que dejo aquí como propuesta. Si no os importa, os adelanto parte de mi listado:

Este año mantendré las puertas abiertas a la amistad, las plantas, las margaritas, la música alegre, la naturaleza, el sol, la luna, las manualidades, las nuevas relaciones, el fortalecimiento de las relaciones duraderas, la playa, desnudarme física y emocionalmente, la reflexión sobre el Trabajo Social y los Servicios Sociales, las lecturas interesantes y apasionantes, los nuevos aprendizajes, los juegos, el niño que aún tengo en mi interior… y por supuesto a los abrazos, a las risas y a las emociones intensas.

¿Quién se anima a hacer su listado de puertas abiertas? ¿lo compartes conmigo?
                
Os dejo un pequeño regalo de la inmensa Gloria Fuertes:



P.D. Muchas puertas se están abriendo ya y quiero dar las gracias a las compañeras y compañeros de la BlogoTSfera cuya relación me está generando muchas satisfacciones. Y me reservo algunos otros agradecimientos para cuando se confirmen varias propuestas que mantienen mi ilusión intacta.