lunes, 4 de mayo de 2015

Einstein y el Diagnóstico Social

     
     En la anterior entrada hablaba de los nuevos perfiles de usuarios en Servicios Sociales, en esta quiero destacar la necesidad de hacer un buen diagnóstico. Sólo cuando nos preocupamos por estudiar cada caso y diagnosticar correctamente, podemos hacer una intervención adecuada y generalizar los procesos para aprender y mejorar. Este blog no lo leen únicamente trabajadores sociales, y me parece importante destacar que nuestra intervención no se hace al azar, ni según tengamos el ánimo ese día, ni en función nuestras muchas o pocas ganas de trabajar. Tampoco, aunque nos gustaría, por arte de magia.

     O al menos así debería ser, pura lógica ¿no? Pues tengo la sensación de que no siempre esto se entiende así. Un médico nunca receta un medicamento sin valorar los síntomas del paciente y hacer las comprobaciones y pruebas necesarias, nunca aplicará un tratamiento sin hacer un diagnóstico previo y pertinente. Los trabajadores sociales, antes de realizar cualquier tipo de intervención, también hacemos una valoración social profesional.

     Además se suele dar una situación muy curiosa y es que todo el mundo parece saber hacer diagnósticos sociales, o al menos eso se deduce cuando nos dicen qué recurso es el idóneo para tal o cual persona. Viene un sanitario y te dice "este señor no está para vivir sólo ¡te lo tienes que llevar a una residencia!" o el concejal de turno que te dice "hay que ponerle una asistenta urgente a Fulanita porque ya no se puede ni bañar sola", como si en nuestras manos estuviera llevarnos al señor en cuestión a donde nos venga en gana, o sacarnos de la manga un SAD urgente para Fulanita, sólo porque así nos lo indican.

     Presupongo la buena intención de quien tan alegremente pretende aplicar recursos sociales que a veces ni siquiera existen, y podría decir incluso que son casos puntuales, pero ante situaciones como estas, es necesario que los profesionales del Trabajo Social reivindiquemos un instrumento tan serio y determinante como es el diagnóstico social.

     Monserrat Colomer, trabajadora social con una importante trayectoria académica define el DIAGNÓSTICO SOCIAL como: 


Procedimiento utilizado por los trabajadores sociales por el cual se hace un juicio interpretativo de una situación personal o de grupo y establece la jerarquización de las necesidades según su naturaleza y magnitud, para encontrar la hipótesis de trabajo e intervención profesional como base de una acción programada que responda eficazmente a las necesidades.
    
     A nivel práctico lo que hacemos al diagnosticar es un juicio interpretativo, sobre las necesidades, que servirá de guía en la intervención profesional. Respecto a necesidades sociales ya hablé hace unos meses en las siguientes entradas: necesidades I y necesidades II.

     Con esta entrada no pretendo hacer ningún planteamiento novedoso, sólo dar a conocer esta fase tan importante del método de Trabajo Social y generar alguna reflexión al respecto, además de compartir alguna herramienta que nos ayude a diagnosticar.

     En este sentido os voy a hablar del Modelo operativo de indicadores de diagnóstico social, modelo desarrollado en un manual de Maite Martín Muñoz editado en enero de 2013 y que os podéis descargar aquí. Este modelo establece las siguientes dimensiones o ámbitos de necesidad que hay que valorar según los indicadores propuestos:



     No quisiera terminar sin aclarar por qué Albert Einstein forma parte del título de esta entrada y es porque me gustaría compartir la siguiente frase que se le atribuye: 

Si juzgas a un pez por su capacidad para trepar un árbol, pasará toda su vida creyendo que es un estúpido.
     
     Dicen que el Trabajo Social es una profesión que promueve cambios sociales y yo creo firmemente que así es, pero tenemos que ser minuciosos con lo que hacemos. Sólo valorando cada situación como única, cada persona, cada familia, cada historia de forma singular, sin juicios previos, en  profundidad, con mirada atenta y máximo respeto, seremos capaces de hacer un buen trabajo y promover el cambio, sin que ninguno de nuestros usuarios se sienta como el estúpido pez de la frase de Einstein. ¡Adelante con ello!